Cosecharás tu siembra

Amanece otra vez, al igual que ayer, es un día tan conocido y semejante a muchos otros. Es un nuevo día que se estrena para que hagamos en él “nuestra vida”…  Este puede ser tu tiempo ideal.

Indefectiblemente, la fecundidad de tu día depende de aquello que hayas sembrado en aquellos otros días que le precedieron…

La cosecha no es segura, mejor acopio mis semillas… Para un suelo más fértil, para un clima más optimo, para otro tiempo más promisorio, cuando se asienten las condiciones, aún no es seguro que den su fruto, esperaré un tiempo más… En un mundo que va de prisa y que muta a cada instante resulta paradójico que aún te encuentresesperando “reunir las condiciones” para sembrar, cosechar y degustar el fruto que te apetece.

Vivimos es un mundo inseguro corriendo amarados la estabilidad aunque esa carrera frenética nos aleje de la felicidad.

Si padeces el presente y escasamente te animas a sembrar por temor de perder pormás que tu actual cosecha no sea la deseada por ti.  Halla la seguridad en ti mismo, pues en un universo tan cambiante y vertiginoso lo único realmente seguro es quien eres y qué deseas, lo demás es efímero. La seguridad en los bienes definitivamente se encuentra sobrevalorada.   Observa que hoyhasta la meteorología se ve desafiada, tras la búsquedade precisión en sus pronósticos.  

 Es sabido que cosecharás lo que siembres, no podrás pedir peras al olmo…. Entonces, si deseas saborear tus jugosas peras, cuándo te animarás a sembrar tu peral?

Recuerda, el adjetivo feliz proviene del latín felixfelicis ‘fértil, fecundo. Eres tierra fértil, no demores la cosecha.

Por Mercedes Malosetti Team coach , Viraje

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here