Las cuatro claves para mejorar nuestras relaciones interpersonales

Todos queremos tener la capacidad de influir en los demás cuando lo necesitamos. La clave está en la actitud… en nuestra actitud. Para algunos la actitud es una dificultad mientras que para otros es una oportunidad en todas las dificultades. ¿Una paradoja?

No se trata de querer que los demás hagan lo que nos gusta a nosotros o lo que nos coloca en una situación de comodidad, sino de tener la firme decisión de querer llegar a una situación de interrelación en la que ambas partes puedan lograr sus objetivos. Y esto solo puede hacerse desde un principio básico de acción: formular preguntas que abren en nuestra consciencia espacios nuevos de exploración hacia nosotros mismos y hacia el otro que ni siquiera habíamos imaginado.

Cuando la actitud que poseamos coloque a los otros primero y veamos a las personas como algo importante, entonces nuestra perspectiva reflejará su punto de vista, no el nuestro. Hasta que no nos pongamos en el lugar de la otra persona y veamos la vida a través de otros ojos, seremos como el hombre que sale enojado de su coche después de chocar con otro “¿Por qué las personas no miran por donde conducen”- grita – “su coche es el cuarto con el que he chocado hoy”.

¿Qué pasa cuando te comunicas con otros? Muchas veces creemos que lo que percibe una persona durante nuestra conversación es aquello que oímos que decimos y no aquello que sentimos mientras hablamos. Por eso es clave que en nuestra comunicación no solo transmitamos información (eso puede hacerlo cualquiera) sino que también generemos cercanía, entendimiento y conexión. ¿No requiere esto una revisión de nuestras intenciones y por lo tanto, una revisión de nuestra actitud real hacia los otros?

En definitiva, las 4 claves fundamentales:

1. Revisa tu intención cuando te comunicas con otros

2. Durante tu conversación abarca no solo lo que dices sino lo que no dices y haz lo mismo con lo queescuchas de tu interlocutor

3. Ten siempre presente el enfoque “ganar-ganar” en cualquiera de tus aproximaciones

4. Recuerda que “tu realidad” no es la única realidad

Estas recomendaciones te harán acercarte cada día más a tus objetivos.

Fuente: coachingparatuliderazgo.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here